PALABRAS



                   Palabras, cientos de palabras.

                   Cuando pronuncies mi nombre
                   y él te sugiera amor,
                   cuando oirlo sea saborearlo
                   y sea su sabor el que más te guste,
                   sentirás sólo entonces 
                   que ha llegado el momento 
                   de decir por fin que me amas.

                               

1 comentario:

Colecionadora de Silêncios dijo...

Qué lindo!

Por cierto, cuando decimos el nombre de la persona a que amamos todo cambia... todo se queda más bonito e dulce.

Saludos :)