LLUEVE UN AMOR



                   Llegaste como la fina lluvia
                   que gusta recibir sin resguardarse,
                   que sin notarlo
                   cala en los huesos,
                   hoy mi alma
                   está empapada de ti,
                   hoy mi boca
                   respira el sabor de tu ausencia.

                   Llueve un amor
                   obscenamente limpio.

                   Te utilizo
                   como hago con el aire
                   que respiro,
                   llama eres
                   del centro de mi oscuridad,
                   mis calientes palabras
                   te adoran
                   como a un niño pequeño.

                   Llueve un amor
                   obscenamente limpio.



                   Juego con fuego,
                   tu disparas con hielo,
                   la pasión es un beso feroz
                   que me muerde por dentro.
                   Sé que me olvidarás
                   porque debes hacerlo,
                   que sólo abrigará en ti
                   mi vago recuerdo
                   y un ramo de palabras,
                   que sólo albergará en ti
                   mi fugaz y mi cálido,
                   mi empapado desamor.


                         

2 comentarios:

Nosty dijo...

Huelen a exquisita sinceridad tus versos. Preciosos de principio a fin.
Un abrazo

corazón de letras dijo...

Gracias, me encanta que te haya gustado, un beso