LA CAJA MAGICA



                    Ahora estás a mi lado, 
                    ahora ya puedo olvidarte,
                    puedo sentir lejana
                    tu ausencia,
                    y mi dolor aplacar
                    mirándote a los ojos,
                    sintiendo que eres mía.

                    Cuánto luché por olvidarte !
                    olvidarte de esa forma
                    tan particular 
                    y tan mía; 
                    olvidarte, cercando tu cuerpo 
                    y tu risa, 
                    haciendo que tu boca 
                    sólo fuese mía,
                    que en tus sueños 
                    fuera yo el artista, 
                    que fuese el único, 
                    el compromiso turbio
                    de tu vida. 
                    La caja mágica. 
                    La constante agonía 
                    de sentirse muerto de amor
                    y lleno de vida.

                    Ahora ya puedo olvidarte, 
                    porque respiras junto a mi, 
                    porque conozco 
                    y te muestras, tú misma.

                                                                                                  

1 comentario:

annamilos dijo...

Es formidable este poema. Poseer para olvidar, que contrariedad más cierta. Felicitaciones por él.